• ADMIN

Oración del día 5 de febrero, 2019



Buenos días, Padre. Un nuevo día que se abre como una página en blanco. Gracias por invitarme a la vida, Dios providente y misericordioso. Gracias por fiarte de mí, una vez más, aunque te he fallado muchas veces. Me buscas y me llamas para que crezca cada día en tu amor y te descubra, sudoroso y sencillo, afanado en la adecuación de mi alma. Me abandono en tu mesa de trabajo, Padre, porque sé siempre harás lo mejor para mí. Tú eres el alfarero y yo el barro informe, que necesita de tus manos, para que salga algo hermoso.

Señor, Jesús, ven conmigo en este día, levanta mi corazón caído, anima mi débil esperanza e incrementa mi fe. Que hoy pueda descubrirte en la escucha de tu Palabra y en la Fracción del Pan. Seas por siempre bendecido y alabado, Señor mío, y que mi vida no cese de cantar las glorias de tu excelso Nombre. Tú, que amas a los marginados y pecadores, no dejes de salir en su búsqueda y, si de algo sirvo, llévame contigo, Señor. Tú eres el dueño de mi vida, aquí la pongo en tus manos, para consagrarme a tu servicio en este día.

Santo Espíritu, fecundo en todas las gracias, entra en mí, Padre de los pobres, y pon dulzura en mis labios y amabilidad en mis gestos. Señor de la Iglesia, encamínala a la Verdad, fortalece a los que dudan, alegra el corazón de los tristes y llena de esperanza a los que ha perdido el sentido de sus vidas. Abre nuestros ojos para que percibamos con claridad la obra de Dios en la creación. Toma mi alma, Santo Espíritu, y fórmala según tu voluntad.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W