• ADMIN

Oración del día 8 de febrero, 2019



Padre nuestro, que nos invitas a participar de tu gloria y de tu divinidad, gracias por ese amor, que se escapa a todo entendimiento humano. Tú has querido mostrárselo a los humildes y sencillos, muéstrate propicio a los pobres de este mundo. Danos fuerza para poder ser testigos de tu amor en nuestras sociedades. Estamos acobardados por el ruido que nos rodea. Todo nos habla de contravalores y hace tambalear los nuestros. En Ti confiamos, Padre. Tú eres la roca donde nos apoyamos y la fortaleza donde nos acogemos.

Señor Jesús, ¿vale la pena que siga manteniendo esto? Por favor, dímelo. Intento dar todo lo que puedo y la indiferencia de la gente me deja el corazón frío. Tú sabes que le quito horas al sueño para tenerlo siempre a punto y para dar todas las facilidades que tengo a mi mano. Quizás no tengo el secreto para hacer que esto funcione. En fin, todo sea para tu gloria, para tu honor y en acción de gracias por tu sacrificio. Lo pongo, una vez más, todo en tus manos, así como mi vida. Es tuya, úsala como mejor te parezca.

Perdóname, Señor, que te presente mis cuitas. A veces creo que llevo las cosas más importantes, cuando la realidad es que son tonterías. Y menos que tonterías deben ser cuando la gente pasa olímpicamente de ello. Creo que ando como Pablo en el Areópago, con toda su brillante retórica filosófica, sólo consiguió a una buena mujer. Así, que la siguiente ocasión que tuvo de predicar, inició con: “Les vengo a anunciar a Cristo y este crucificado”.

En fin, mi Señor, bendice a mis hermanos y hermanas, que la lleven suave hoy, pero que no rechacen las cruces que les toque.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W