• ADMIN

Oración del día 22 de febrero, 2019



Mi amado Dios y Señor, no sé si llamarte la suprema Belleza amorosa y el supremo Amor bello, porque todo lo eres. De tanto en tanto, nos permites vislumbrar un microsegundo de tu belleza y nuestra alma se llena del Amor que eres. Dejas en nosotros una sed infinita para poder probar nuevamente esa delicia, y esa sed se convierte en nosotros en acicate para amarte más y aprender más de Ti, Dios mío.

En tu infinita sabiduría, te vas mostrando a los que quieres, lo haces de múltiples maneras y siempre nos dejas con la boca abierta, hambrientos de más.

Gracias, mi Dios, por el inimaginable amor con el que nos cuidas. Afina nuestras almas, para que, expandiendo sus límites, sea más sensible a tus constantes caricias. Estar constantemente unidos a Ti, ese es el sueño de nuestro corazón. Tú eres lo más bello, verdadero y amoroso que el ser humano puede desear.

Gracias, mi Dios, por no dejarnos en la oscuridad, aunque nuestra constante infidelidad así lo merecía. Gracias por amarnos, aunque nosotros ni te conocíamos ni lo sabíamos.

Gracias por la belleza de la creación, que Tú tan cuidadosamente has preparado para nuestro deleite y para que la cuidáramos y cultiváramos. Gracias por nuestros trabajos que, aunque duros y exigentes, permiten proveer para nuestras familias. Gracias por nuestros hermanos que, peregrinos en el mismo camino hacia Ti, van buscándote, ayudándose en ese peregrinar. Gracias por nuestros hijos, que llenan la casa de sonrisas e inocencias. Gracias por nuestros adolescentes, que nos recuerdan lo bueno que es perseguir sueños e ideales. Gracias, amado Dios, gracias.



5 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W