• ADMIN

Ante todo, Dios es bueno

Podría decir un millón de cualidades de Dios, podría pasarme horas y rellenar todos los folios del mundo escribiendo acerca de Él, expresando lo que siento y contemplando extasiado todas y cada una de esas cualidades. Pero ante todo amigos, Dios es bueno. Es su principal y (para mi) más importante cualidad.


Muchos me preguntarían el porqué. Creo que solo a través de la experiencia personal, uno es capaz de responder a esta pregunta. Nací en un país católico y en un pueblo católico, siempre estuve inmiscuido en las actividades de la Iglesia desde el día de mi bautismo, aunque nunca tuve la suerte de otros amigos míos a los cuales quiero con todo mi corazón, de ser monaguillo. Fue después de mi adolescencia cuando tuve la suerte de conocer al amigo más fiel que jamás he tenido: Jesús.


Bien es cierto que nos conocíamos de antes, pero a mi pesar he de reconocer que no le hice demasiado caso hasta entrados mis 18. Me lo presentó una de las personas más importantes de mi vida (sacerdote como no podía ser de otra manera) y que a día de hoy no le tengo en la cercanía pero sí muy presente en mis pensamientos y en mi oración. Y tras ese primer encuentro, mi vida cambiaría para siempre.


Comencé mis estudios universitarios y Dios me mostró todo su amor, su misericordia, su ternura, fidelidad, bondad; y todo ese sinfín de cualidades buenas que posee. Dios me acompañó en cada día, atendió pacientemente mis oraciones, me prestó su consuelo cuando yo ya no lo encontraba en ninguna parte, y nunca se alejó de mí. De nuevo, quizá yo he de reconocer que sí lo hice momentáneamente de Él, pero Dios, nunca jamás se ha separado de mí. Ni tampoco de ninguno de vosotros; Dios nos ama única y personalmente a cada uno, nos protege, nos consuela, nos arropa y nunca se cansa de volver a empezar de nuevo cuando cometemos algún error.


A día de hoy, sé que Dios sigue presente en mi vida, en mi caminar diario; y no solo en ella, sino también en la de un montón de personas que he tenido el gusto de conocer, personas que han tenido ese maravilloso regalo de la Fe, y que con esmero y tesón cuidan cada día. Todo ello es motivo de darle las gracias; darle las gracias por su compañía, su amor de Padre, su entrega diaria por nosotros, su fidelidad, y su inigualable amor.


Tengo la fortuna de haberlo conocido, de que Él me haya dado la oportunidad de hablaros un poquito sobre mí, pero sobre todo por darme la oportunidad de hablar de Él, de contar lo que significa para mí, y de hablar al mundo sobre Jesús. Ante tanta desgracia que vemos en las noticias, nos preguntamos si realmente Jesús sigue presente a día de hoy. Yo os digo queridos amigos, que sí, que Dios vive y está presente en nuestra vida, Él no es ajeno a nuestros problemas ni a nuestro sufrimiento, tampoco a nuestras alegrías y nuestros gozos; ¡todo lo contrario!, Dios se alegra y sufre con nosotros también.


Porque recordad, Dios es nuestro Padre, nuestro amigo, y nuestra fortaleza, pero ante todo, Dios es infinitamente bueno.

Carlos García.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W