• ADMIN

Cuando le fallas a tu hijo dejas una huella profunda en su corazón

Adriana Acosta Bujan

Los hijos son una bendición; ellos han nacido para demostrarnos que el verdadero amor existe, ese amor que es eterno, inquebrantable y único. Su amor nos llena cada instante el corazón y nos impulsa a luchar cada adversidad con tal de verlos felices y realizados.

Sin embargo, a pesar de todo el amor que ellos nos otorgan con su presencia y el esfuerzo por criarlos de una mejor manera a la que fuimos criados nosotros, en ocasiones solemos fallar como padres; tal vez de manera consciente o inconsciente, pero sin duda esos errores dejarán una herida en el alma para ambas partes.

Así como lo lees, los errores que cometemos los padres al criar a nuestros hijos dejarán secuelas. Cada fallo queda arraigado en la vida de ambos de manera silenciosa, afectándolos emocionalmente, lo cual será un impedimento para alcanzar la verdadera felicidad.


Una historia que contar…

Aún siento un gran pesar en el alma y corazón, como si todo mi ser hubiera sido herido permanentemente. Repaso en mi mente una y otra vez los fallos que cometí al criar a mi hijo y aunque los he descubierto e identificado (tal vez un poco tarde), los remordimientos siguen guardados en el corazón, aunque le he pedido perdón millones de veces.

Puedo justificar mis fallos diciendo que era una madre joven e inmadura, que en aquel entonces no tenía una guía o ejemplo a seguir porque mi madre había muerto cuando era niña; incluso, puedo argumentar que no existían libros o información necesaria que me ayudara a ser buena madre.

Sin embargo, las justificaciones nunca borrarán el dolor que tengo clavado en el corazón por haber afectado a mi hijo en su vida, limitándolo a ser feliz por el solo hecho de no haber sido capaz de  escucharlo, apoyarlo y cuidarlo cuando él más lo necesitaba. La vida me ha pagado muy caro mis errores y aunque ha sanado mi relación con mi hijo, siempre cargaré esa gran tristeza y dolor.

Con el trascurso de los años, mi hijo ahora se ha convertido en padre y gracias al dolor que experimentó cuando le fallé, él se esfuerza constantemente por no cometer errores al criar a su pequeño. Por fortuna, de las malas lecciones de la vida siempre se aprenden cosas positivas.


Cómo fallamos los padres

Un estudio realizado por la Universidad de Stanford, afirma que los padres influenciamos mucho en la vida de nuestros hijos, generando a veces un gran impacto negativo; esto sucede cuando descuidamos ciertas conductas, o el tipo de lenguaje o el modo en como tratamos a nuestros hijos. Los niños desarrollan su personalidad a través de lo que ven, oyen y sienten.

Por tal razón, será importante analizar los fallos comunes que realizamos los padres al criar a nuestros pequeños, para corregirlos, y así evitar que los hijos sufran las terribles consecuencias en su vida adulta.


1 No saber priorizar

Muchos de los padres sabemos que el bienestar de los hijos es lo más importante, por ello nos esforzamos tanto para proveerles casa, vestimenta, educación, salud, diversión, entre otras cosas. El fallo común es no saber priorizar entre las responsabilidades y obligaciones que se adquieren al ser el sustento de la familia, dejando a un lado el tiempo de calidad que los hijos merecen y necesitan.

Desafortunadamente, algunos trabajos son muy absorbentes, ya que requieren no solo unas ocho horas de tiempo sino que algunas veces exigen más; eso provoca que se reduzca considerablemente el tiempo que se pasa con los hijos.

Aprender a priorizar el tiempo es una gran lección que se debe aprender, puesto que no vale más las alegrías y el amor que te dan tus hijos por un trabajo absorbente.


2 Más allá de platicar

Podemos escuchar historias espectaculares donde los padres tienen una excelente comunicación con sus hijos; sin embargo, algunas ocasiones no son capaces de conocerlos a la perfección, intuyendo que lo saben y conocen todo de ellos. El error no se encuentra en no saberlos escuchar, sino en no poder identificar sus verdaderos sentimientos y emociones.

Muchas de las desgracias o peligros que ponen en riesgo la vida de los hijos son por no saberlos ayudar o apoyar a tiempo; por tal razón, no basta con escucharlos sino ir más allá de una simple conversación, descubriendo el fondo de cada situación, pensamiento o idea.


3 Una cajita de cristal

Es cierto, los padres deseamos que los hijos permanezcan en una bola de cristal para evitar que sufran o sean heridos por la vida exterior; sin embargo, es prácticamente imposible. Ellos deben ser capaces de enfrentar por si solos los problemas de la vida y resolverlos.

El fallo que comentemos algunos padres es precisamente resolverles la vida a los hijos, sin enseñarles a encontrar soluciones. Es una manera de sobreprotegerlos y no dejar que ellos vean y experimenten la vida tal cual es.

Lee también: Si eres un «padre helicóptero» estás echando a perder la vida de tu hijo


4 Abandonarlos a su suerte

Todos desde que nacemos somos personas dependientes a nuestros padres, es el primer vínculo de amor que conocemos. Si por cuestiones de la vida abandonas a un hijo, ese error te seguirá atormentando por siempre.

Sin desear entrar en un debate y respetando las ideologías, creo que a un hijo no se le abandona nunca, por más creencias o culturas o ideologías se tengan; ya que al hacerlo ellos sufrirán emocionalmente y ello dejará secuelas terribles en su vida adulta.


5 Sueños ajenos

Algunas veces los padres tienen una gran frustración personal por no haber podido alcanzar sus metas y sueños; por lo que ponen toda la esperanza en que sus hijos lo harán por ellos. Su crianza es estricta, rigurosa y muy agonizante, puesto que lo único que importa es que los hijos realicen sueños que no les pertenecen.

Dejemos que los hijos decidan sus propios caminos y tomen sus propias decisiones; incluso dejemos de subestimarlos, ya que ellos son capaces de enfrentar la vida y cualquier adversidad, muchas veces mejor que uno mismo.

Seguramente existen mucho más errores y fallos que cometemos los padres al momento de criar a nuestros hijos; por ello, será buen momento para analizar lo que has hecho para así remediar el dolor.

Recuerda que siempre la ayuda de un especialista es muy recomendada, ya que te dará las herramientas necesarias para implementar estrategias en cuanto a la crianza; incluso te ayudará a arreglar los daños causados por los errores que inconscientemente hayas cometido.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W