• ADMIN

Editorial: De susto en Susto

Y eso que todavía nos queda una semana para los santos inocentes que, en España, es día de bromas y sustos, inocentadas que decimos aquí.

El susto, con algo de soponcio, sales en algunos casos, vahídos y me han dicho taquicardias, ha consistido en un supuesto informe de la Comisión Bíblica Internacional, según el cual se estarían reinterpretando las interpretaciones clásicas que se han hecho sobre la visión de las Escrituras acerca de la homosexualidad, el divorcio, el adulterio o el celibato. Según leemos estos días en diversos medios de información religiosa, “La relación erótica homosexual no debe ser condenada", se lee en el texto, según algunas agencias, que recuerda que no existen “ejemplos de unión legalmente reconocida entre personas del mismo sexo” en la tradición bíblica. Por ello se insta a aceptar “la homosexualidad y las uniones homosexuales como expresión legítima y digna del ser humano”.

Medios de información religiosa y también generalistas se hacen eco de la noticia. Algunos dicen que “Se argumenta que una mentalidad arcaica e históricamente condicionada debe dar paso a los datos de otras ciencias hacia una comprensión nueva y más adecuada de la persona humana, que impone una reserva radical para la promoción exclusiva de la unión heterosexual a favor de una aceptación similar de la homosexualidad y las uniones homosexuales”.

Perdón… ¿nos están diciendo que en la tradición bíblica la homosexualidad no solo no estaba condenada, sino que era vista con ojos de total normalidad? Porque esto se da de leches con lo enseñado y transmitido por la Iglesia unánimemente durante veinte siglos. El susto es de infarto de miocardio, al punto que la Congregación para la doctrina de la fe se ha visto obligada a salir a la palestra en la persona de su secretario, monseñor Giacomo Morandi, que ha afirmado rotundamente que, por favor, nada cambia, todo como siempre, tranquilidad absoluta.

El caso es que si nada cambia, si todo es como siempre, la gente quisiera saber para qué ese estudio de más de trescientas paginas y que, curiosamente, en época de transparencias, luz y taquígrafos, no hay forma de descargar y, en consecuencia, de leer. O a lo mejor, y esto es viejo, se han filtrado cosas, los famosos globos sonda a ver cómo respiraba el pueblo fiel, y habiendo constatado que el personal estaba hiperventilando, con la tensión por las nubes y el pulso acelerado hasta límites de supervivencia, se ha preferido recoger verlas. Supongo que falta por explicar que el problema está en esos carcas intolerantes que a la mínima sacan la artillería y disparan contra San Pedro.

¿Entonces ya se ha pasado el susto? La verdad es que no. No solo es que no se pase, es que los fieles, los carcas evidentemente, ya están esperando el próximo, por ejemplo, que alguien afirmara que “No se les puede decir a los chicos judíos o musulmanes: ven y conviértete”. Otro globo sonda.


Jorge González Guadalix



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W