• ADMIN

Editorial: La ciudad sin Dios

Este mundo se empeña en vivir sin Dios y, como decía San Juan Pablo II: “La sociedad sin Dios, acaba deshumanizándose”.

Un anciano roza otro carro aparcado en doble fila, al intentar aparcar el suyo. De ese carro se bajan cinco jóvenes, con caras de pocos amigos. El anciano se disculpa y les dice que va a llamar a la policía para haga un reporte. Los jóvenes, en la veintena todos ellos, le responden que espere un par de minutos, que necesitan hablar entre ellos. Se reúnen los jóvenes y, sin mediar palabra, atacan al anciano y le dan una paliza brutal. El anciano está en el hospital, debatiéndose entre la vida y la muerte. Los jóvenes huyeron, no se sabe nada de ellos.

En otra ciudad, un grupo de quinceañeros le dan un bocadillo a un pobre que pedía a la puerta de un banco. El bocadillo era de pasta dentífrica y querían ver la reacción del pobre, para grabarla con sus celulares. El juez que atendió el caso dijo que era una broma juvenil y los dejó libres.

¿Estamos perdiendo el sentido de lo bueno y lo malo? ¿Nos estamos deshumanizando?

Si hemos echado a Dios de nuestro mundo, ¿quién tiene derecho a decirme lo que está bien o está mal? Nadie, la “autoridad” pondrá leyes que cumpliré por miedo, pero en mi corazón sé que los legisladores no son más que yo y, por tanto, no tienen derecho a decirme cómo he de vivir.

El gobierno de ciudad de México ha permitido este lunes que los niños lleven faldas en el cole y las niñas pantalones. Todo ello para igualar la diferencia de los sexos. Claro, como si el disfraz pudiera cambiar los caracteres sexuales de los niños y de las niñas. No nacen más tontos porque no pueden. Ya no sé si es que son tontos o malos. ¿Por qué tenemos que envolver a los niños en nuestras estúpidas disquisiciones? No tenemos a Dios, nuestro creador, y ya no sabemos si somos hombres o mujeres o si tengo dentro un monstruito que me dice que soy lo contrario de lo que soy. Y por aquello de seguir la moda, muchas mamás mexicanas vestirán a sus infantes con faldas para ir al cole.

Hermanos, mantengamos a Dios en nuestro corazón y anunciemos su presencia en el mundo. Dios nos salva incluso de nosotros mismos y de la estupidez deshumanizada que hoy acampa en nuestra sociedad.



10 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W