• ADMIN

El Papa Francisco y las finanzas

Barbagallo: Una buena decisión que llega 6 años tarde

(Stilum Curiae)- Estimados Stilumcuriales: Cuando se habla de sacerdotes y finanzas, Romana Vulneratus Curia se siente feliz. Esta mañana habéis leído sus consideraciones sobre las extraordinarias e increíbles afirmaciones del pontífice reinante, hechas en el avión con el que volvía del Lejano Oriente. Mientras tanto, Barbagallo ha sido nombrado presidente de la AIF, el órgano de control del que ha sido alejado Brülhart. Y como es habitual, RVC tiene cosas muy interesantes que decir, sobre el pasado y el presente. Buena lectura.


RVC a Tosatti: leyendo la noticia indicada más abajo he tenido convulsiones. Como usted sabe, ejerciendo aún tareas dentro de los Muros Sagrados, no puedo ser más explícito de lo que intentaré ser.


Con la decisión de nombrar a Barbagallo presidente de la AIF se está recorriendo exactamente el mismo camino que Benedicto XVI quiso y que puso en marcha con el cardenal Nicora y Gotti Tedeschi en 2009-2010.

Exactamente el mismo: poner como cabeza de la AIF, es decir, de la Autoridad de Control, a un verdadero experto en materia, una persona independiente, moralmente intachable (como es Barbagallo), que conoce todos los mecanismos para garantizar la transparencia, que para la Iglesia católica debe ser ejemplar, como había dicho explícitamente el papa Ratzinger.

Recuerdo bien -porque muchos periódicos informaron de ello- que en 2010, antes de firmar el motu proprio con el que aprobaba la famosa Ley Antiblanqueo ideada por el cardenal Nicora y Gotti Tedeschi, el papa Benedicto había hecho nombrar (propuesto por el cardenal Nicora y Gotti Tedeschi) como vicepresidente de la AIF (presidente era el mismo cardenal Nicora) a Marcello Condemi, ex vicedirector de asuntos legales del Banco de Italia y redactor de la Ley Antiblanqueo preparada por el Banco de Italia.

La misma ley que después aplicarían los bancos italianos y, en consecuencia, también las instituciones de la Santa Sede que trabajan con bancos italianos.

Como director general de la AIF se nombró a un magnífico directivo del Banco de Italia, que había tenido altas responsabilidades en el área de control antiblanqueo, el abogado Francesco De Pasquale.

Dentro de los Sagrados Muros se levantó un grito preocupado: «¡Jamás!». Se está haciendo entrar al enemigo dentro de los muros, el caballo de Troya del Banco de Italia. Incluso se llegó a susurrar que Gotti Tedeschi era en realidad un emisario del Banco de Italia, por lo que empezaron para él tiempos oscuros: fue controlado, seguido, interceptado. Sabemos cómo acabó.

Pero sigamos.

A finales de 2011, principios de 2012, se cambió la ley (y sabemos bien quién lo quiso y lo hizo: altos prelados y profesionales de fuera, y se informó al papa Francisco de esto desde el primer día).

Progresivamente, las personas fueron expulsadas y sustituidas por quien, hoy, el papa ha expulsado y sustituido (pero ¡seis años después!), paradójicamente haciendo la misma elección cualitativa de 2010.

PUBLICIDAD

La decisión de nombrar a Barbagallo es buena y excelente: tal vez llegue demasiado tarde porque, como se suele decir, ahora es «como ponerle puertas al campo».

Se han perdido siete años que han causado daños incalculables, tanto financieros como de imagen, y que han dejado a un gran número de personas con la reputación maltrecha o destruida. (Es de estos días la noticia de la exoneración del Auditor Milone y su petición de reincorporación, además de amenazar con un causa millonaria por daños y perjuicios, n.d.r.).

Y los responsables de todo esto viven imperturbables llevando una vida de lujo y con gran poder dentro de los muros, o como consejeros influyentes fuera de ellos.

Y el responsable principal ahora será alabado por su elección, una elección que se le sugirió en 2013, y de cuya bondad se ha dado cuenta sólo seis años más tarde…


Publicado por Marco Tosatti en Stilum Curiae



3 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W