• ADMIN

Evangelio del día 24 de julio, 2019

Un día salió Jesús de la casa donde se hospedaba y se sentó a la orilla del mar. Se reunió en torno suyo tanta gente, que él se vio obligado a subir a una barca, donde se sentó, mientras la gente permanecía en la orilla. Entonces Jesús les habló de muchas cosas en parábolas y les dijo:

“Una vez salió un sembrador a sembrar, y al ir arrojando la semilla, unos granos cayeron a lo largo del camino; vinieron los pájaros y se los comieron. Otros granos cayeron en terreno pedregoso, que tenía poca tierra; ahí germinaron pronto, porque la tierra no era gruesa; pero cuando subió el sol, los brotes se marchitaron, y como no tenían raíces, se secaron. Otros cayeron entre espinos, y cuando los espinos crecieron, sofocaron las plantitas. Otros granos cayeron en tierra buena y dieron fruto: unos, ciento por uno; otros, sesenta; y otros, treinta. El que tenga oídos, que oiga”. (Mt 13, 1-9)


Cristo está en Cafarnaúm. Para esta predicación “salió de la casa.” Debe de ser la suya (Mt 4:13). La muchedumbre que se le reúne es grande, y utiliza una barca, y, cercano a la orilla, les predica “muchas cosas en parábolas” (Mt-Mc). En la perspectiva literaria y, en parte, histórica de Mt, éste fue el gran día de las parábolas.

V. 4. La frase “cayó junto al camino,” probablemente corresponde al arameo al'urha, que significa “en.” Probablemente la traducción vertió materialmente por el primer sentido, cuando el lógico es el segundo,1. No “junto” al camino, sino “en” él. En aquellas costumbres agrícolas se sembraba primero y luego se araba todo el terreno, incluidos los pequeños caminos de las parcelas.

V.7. Estampa real. Estos cardos palestinos junto al Lago pueden alcanzar en tres meses un metro de altura (Willam). Literalmente “ahogan” la simiente al desarrollarse.

V.8. Mt-Mc dan el éxito de la que cayó en “tierra buena” con una triple clasificación, de estilo más oriental, pedagógica y muy convencional. Los fellahs de Belén estiman normal la cosecha de trigo que rinde el 2 o el 4 por 1 2. En la trapa de El-Atroum (Palestina) no sobrepasa el 10 por 1. En un ensayo hecho en Et-Tabigha, junto al Lago, y en una tierra bien preparada, se llegó a producir el 50 por 1. Excepcional mente junto a Genesaret se dio el 240 y 250 por 1.

V.9. La frase “el que tenga oídos, que oiga” (ó έχων ώτα ακούει ν άχουέτω) (Mt-Lc), literalmente: “el que tenga oídos, oír oiga,” es un modismo (Gen 2:17) para indicar el esmero en oír. Este aforismo no se encontró en la literatura rabínica, aunque aparece usado por el autor del Apocalipsis (Ap 2:7.11.17.29; Ap 3:6.13.22). Los rabinos equiparaban los grupos oyentes al “oído” y “esponja,” según que les resbalaba lo que oían o se empapaban en ello, y también los comparaban al “embudo,” “filtro” y “tamiz” 5. Pero la frase de Cristo es más bien, un anticipo, un toque de alerta.



© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W