• ADMIN

Habla McCarrick: «No creo que haya hecho las cosas de las que me acusaron»

«No soy tan malo como me pintan»

En sus primeras declaraciones tras el escándalo mundial, Theodore McCarrick aseguró a Ruth Graham que no cree haber cometido los actos de los que ha sido acusado. Respecto a Viganò dijo: «No quiero decir que sea un mentiroso, pero creo que algunos de los obispos han dicho que no les estaba diciendo verdad».

(Catholic Herald/InfoCatólica) McCarrick, de 89 años, fue dimitido del estado clerical en febrero de 2019, después de un proceso penal administrativo por el cual la Congregación para la Doctrina de la Fe lo encontró culpable de los delitos de los que se le acusaba.


«No soy tan malo como me pintan», dijo McCarrick a Graham el 14 de agosto en el convento de San Fidelis en Victoria, Kansas, a unos 90 kilómetros al oeste de Salina, donde reside. «No creo que haya hecho las cosas de las que me acusaron».

En un artículo publicado el 3 de septiembre, Graham da detalles de la charla que mantuvo con el ex-cardenal. Ante la respuesta que le dio sobre si se consideraba culpable de las acusaciones, la escritora desafió a McCarrick diciendo que «suena como si estuviera dejando la pregunta sin responder», y que parecía que él pensaba que era posible que hubiera cometido los actos, a lo que el ex-cardenal respondió que no .

Graham pasó varios días en Victoria, entrevistando a lugareños y frailes que viven con McCarrick.


Habló con el ex-cardenal brevemente antes de un almuerzo en el convento. McCarrick le dijo que no abandona el convento, ni siquiera para entrar en la Basílica contigua de San Fidelis; Una condición de su residencia es que permanezca en los terrenos del convento. Indicó que pasa gran parte de su tiempo en la capilla y la biblioteca.

McCarrick discutió en particular las acusaciones de James Grein de que le había solicitado relaciones sexuales durante la confesión: «Lo de la confesión, es algo horrible. Fui sacerdote durante 60 años, y nunca hubiera hecho algo así … Es horrible tomar el sacramento sagrado y convertirlo en algo pecaminoso».


El ex-cardenal le dijo a Graham que cree que los hombres que dijeron haber sido abusados por él mientras eran seminaristas durante los viajes de fin de semana a su casa en la playa de Nueva Jersey «fueron alentados» a desarrollar historias similares, atribuyendo este estímulo a «enemigos» no identificados.

«Hubo muchos que estaban en esa situación que nunca tuvieron problemas como ese», dijo.


McCarrick también habló sobre las declaraciones del arzobispo Carlo Maria Viganò, nuncio apostólico emérito de los EE. UU., quien dijo que la presunta mala conducta sexual de McCarrick había sido conocida por algunos funcionarios del Vaticano durante años, lo que eventualmente llevó a una restricción en el ministerio del arzobispo por parte de Benedicto XVI y una posterior restauración como asesor papal del papa Francisco.


McCarrick dijo que creía que Viganò «estaba hablando como representante de la extrema derecha», y agregó: «No quiero decir que sea un mentiroso, pero creo que algunos de los obispos han dicho que no les estaba diciendo verdad»

El padre Christopher Popravak, ex provincial de la provincia de St. Congrad de los capuchinos, dijo a Graham que McCarrick probablemente permanecerá en el convento de St. Fidelis: «Es imposible para él ir a otro lugar porque nadie le acogerá».


Según Graham, McCarrick quería regresar a la costa este, pero a su vez le dijo: «No sé cuántos años hay en mi calendario. Uno hace todo lo posible para aceptar dónde está».

El ex cardenal dijo que recibe poca correspondencia, y que «la gran mayoría del correo que recibo está buscando ayuda. No tengo mucho dinero, pero trato de ser útil. Es lo que se supone que debes hacer».

Una vez que fue expulsado del estado clerical, la archidiócesis de Washington dejó de pagar los 500 dólares que cuesta el alojamiento y manutención de McCarrick, quien se ofreció a pagarlo de su bolsillo.


Según Graham, el p. John Schmeidler, pastor de la Basílica de San Fidelis, rechazó la oferta de McCarrick.

El P. Popravak dijo: «Sé que se podría interpretar como problemático, como si la iglesia continuara cubriéndolo o albergándolo. Pero no estamos tratando de sacar provecho de esto. Esto es simplemente un intento de mostrar misericordia».

Graham explica que McCarrick participa en la rutina diaria del convento, que incluye asistir a Misa (como simple seglar), Liturgia de las horas, así como confesiones semanales.

Publicado en InfoCatólica.



9 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W