• ADMIN

Hora Tercia del día 19 de septiembre, 2019

Invocación

V. Dios mío, ven en mi auxilio. R. Señor, date prisa en socorrerme.


Gloria al Padre, Y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.


Himno


Fuerza tenaz, firmeza de las cosas, inmóvil en ti mismo; origen de la luz, eje del mundo y norma de su giro: concédenos tu luz en una tarde sin muerte ni castigo, la luz que se prolonga tras la muerte y dura por los siglos. Amén.


Salmodia

Antífona 1: «Si me amáis, guardaréis mis mandatos», dice el Señor.


Salmo 118,153-160

XX (Res)


Mira mi abatimiento y líbrame, porque no olvido tu voluntad; defiende mi causa y rescátame, con tu promesa dame vida; la justicia está lejos de los malvados que no buscan tus leyes.

Grande es tu ternura, Señor, con tus mandamientos dame vida; muchos son los enemigos que me persiguen, pero yo no me aparto de tus preceptos; viendo a los renegados, sentía asco, porque no guardan tus mandatos.

Mira cómo amo tus decretos, Señor, por tu misericordia dame vida; el compendio de tu palabra es la verdad, y tus justos juicios son eternos.

Antífona 2: «Si me amáis, guardaréis mis mandatos», dice el Señor.

Salmo 127

Paz doméstica en el hogar del justo

«Que el Señor te bendiga desde Sión», es decir, desde su Iglesia. (Arnobio)

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien; tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;

tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa: ésta es la bendición del hombre que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida; que veas a los hijos de tus hijos. ¡Paz a Israel!

Antífona 3: «Si me amáis, guardaréis mis mandatos», dice el Señor.

Salmo 128

Esperanza de un pueblo oprimido

La Iglesia habla de los sufrimientos que tiene que tolerar. (S. Agustín)

¡Cuánta guerra me han hecho desde mi juventud —que lo diga Israel—, cuánta guerra me han hecho desde mi juventud, pero no pudieron conmigo!

En mis espaldas metieron el arado y alargaron los surcos. Pero el Señor, que es justo, rompió las coyundas de los malvados.

Retrocedan avergonzados, los que odian a Sión; sean como la hierba del tejado, que se seca y nadie la siega;

que no llena la mano del segador ni la brazada del que agavilla; ni le dicen los que pasan: «Que el Señor te bendiga.»

Os bendecimos en el nombre del Señor.


Gloria al Padre, Y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre,

por los siglos de los siglos. Amén.


Lectura Breve

1Jn 3,23-24

Éste es el mandamiento de Dios: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.


Responsorio Breve

V. Apoya tú al inocente, Señor. R. Tú que sondeas el corazón y las entrañas.


Oración

Oremos:

Señor, tú que a la hora de tercia enviaste el Espíritu Santo sobre los apóstoles, reunidos en oración, concédenos también a nosotros tener parte en los dones de este Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Amén.


Conclusión


V. Bendigamos al Señor. R. Demos gracias a Dios.



5 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W