• ADMIN

Lecturas del día 20 de septiembre, 2019

Primera lectura

1 Tm 6, 2-12

Querido hermano: Lo que te he dicho anteriormente, es lo que debes enseñar e inculcar. Porque, quien enseña doctrinas diferentes y no se atiene a las palabras de salvación de Jesucristo, nuestro Señor, y a lo que enseña la religión verdadera, es un orgulloso e ignorante, obsesionado por las discusiones y los juegos de palabras. Y lo único que nace de todo ello, son envidias, pleitos e insultos, sospechas perjudiciales y continuos altercados, propios de hombres de mente depravada, privados de la verdad y que consideran que la religión es un negocio.

Ciertamente la religión es el gran negocio, pero sólo para aquel que se conforma con lo que tiene, pues nada hemos traído a este mundo y nada podremos llevarnos de él. Por eso, teniendo con qué alimentarnos y con qué vestirnos nos damos por satisfechos.

Los que a toda costa quieren hacerse ricos, sucumben a la tentación, caen en las redes del demonio y en muchos afanes inútiles y funestos, que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la raíz de todos los males es el afán de dinero, y algunos, por dejarse llevar de él, se han desviado de la fe y se han visto agobiados por muchas tribulaciones.

Tú, en cambio, como hombre de Dios, evita todo eso y lleva una vida de rectitud, piedad, fe, amor, paciencia y mansedumbre. Lucha en el noble combate de la fe, conquista la vida eterna, a la que has sido llamado y de la que hiciste tan admirable profesión ante numerosos testigos.


Este tema de los siervos lo ha tocado ya San Pablo en varias ocasiones (cf. 1Co 7:21-23; Ef 6:5-9; Col 3:22-4:1). Aquí insiste en la idea de que los siervos deben cumplir fielmente sus deberes para con los amos, sean estos paganos (v.1) o cristianos (v.2).

La razón alegada, al referirse a los amos paganos, es clara: “para que no sea deshonrado el nombre de Dios ni su doctrina.” Es decir, para que la mala conducta de los siervos cristianos no sea ocasión de que sufra daño ante los infieles el honor de Dios y de la religión cristiana. No es ya tan clara la razón alegada al referirse a los amos cristianos: “por cuanto son fieles y amados los que reciben el beneficio” (oí τηβ ευεργεσίας αντιλαμβανόμενοι ). Probablemente el Apóstol se refiere a que el hecho de que los amos sean cristianos, y, por tanto, “hermanos” en Cristo de sus siervos, no debe ser motivo para que éstos les tengan menos respeto que si fuesen paganos; al contrario, precisamente por ser cristianos y amados de Dios los que reciben “el beneficio” (= buenos servicios que prestan los siervos), deben esforzarse por servirles mejor. De la conducta de los amos para con los siervos, es decir, del otro aspecto de la cuestión, aquí no habla San Pablo.

Vuelve San Pablo a tocar el tema de los falsos doctores, de que ya anteriormente (cf. 1:3-4; 41-3)·Hace hincapié en que están labrando su propia ruina con ociosas disputas y especulaciones, del que surgen gran cantidad de males, convirtiendo la religión en materia de lucro (v.3-5; cf. 1Te 2:5; Tit 1:11).

Las expresiones “saludables palabras., doctrina., piedad” (v.3) son características de las Pastorales (cf. 1:10; 4:7-8), y están refiriéndose al mensaje cristiano (cf. 1Co 1:18; 1Te 1:2; 2Te 3:1).

Para contrarrestar su acción, el Apóstol hace resaltar la necesidad de proceder con espíritu desinteresado, evitando la avaricia, “raíz” de todos los males, por cuanto ese apego al dinero ahoga en el alma cualquier anhelo de cosas más altas (v.6-10). Las ideas sobre los bienes terrenos aquí expuestas por San Pablo son recordadas frecuentemente en la Biblia (cf. Job 1:21; Ecl 5:14; Sal 49:18; Lc 12:15), e incluso eran frecuentes en el mundo intelectual grecorromano de entonces, particularmente entre los estoicos. Entre éstos era muy ensalzada la virtud de la “autarquía,” término que también usa Pablo (cf. 2Co 9:8; Flp 4:11), designando aquella disposición de ánimo que hace sepamos contentarnos con lo que tenemos, sea una u otra nuestra situación.


Salmo Responsorial

Salmo 48, 6-7. 8-10. 17-18. 19-20

R. (Mt 5,3) Dichosos los pobres de espíritu.


¿Por qué temer en días de desgracia,

cuando nos cerca la malicia

de aquellos que presumen de sus bienes

y en sus riquezas confían?


R. Dichosos los pobres de espíritu.


Nadie puede comprar su propia vida,

ni por ella pagarle a Dios rescate.

No hay dinero capaz de hacer que alguno

de la muerte se escape.


R. Dichosos los pobres de espíritu.


No te inquietes, cuando alguien se enriquece

y aumentan las riquezas su poder.

Nada podrá llevarse, cuando muera,

ni podrá su poder bajar con él.


R. Dichosos los pobres de espíritu.


Aunque feliz se sienta mientras viva

y por pasarla bien todos lo alaben,

ahí donde jamás verá la luz

descenderá a reunirse con sus padres.


R. Dichosos los pobres de espíritu.


Este salmo parece la contrapartida del 46: “en éste, la presencia de Dios en medio de Sión es la garantía de su seguridad, mientras que en el salmo 47 la seguridad de Sión es el resultado de esta presencia.” Es una composición dirigida a los peregrinos que vienen a Jerusalén, a los que se invita a considerar la magnificencia de la ciudad y de su templo, y se les recuerda la milagrosa liberación de la ciudad santa de un ataque enemigo. Aunque por su contenido este salmo tiene mucho de parecido con el 46, sin embargo, el tono es más suave: “el salmo 46 parece compuesto para guerreros y avanza con un movimiento poderoso y majestuoso; el salmo 47, en cambio, destinado a peregrinos, es de un tono más dulce, aunque no desprovisto de fuerza y vivacidad, y tiene el ritmo de una elegía.”

Podemos dividir la composición en dos partes netas, con dos estrofas cada una: a) alabanza de Yahvé y de Sión (2-4) y descripción de la liberación de Sión por Yahvé (5-8); b) acción de gracias en el templo (10-12) e invitación a visitar detenidamente la ciudad santa (13-15). El v.9 parece un estribillo de unión.

Después de Teodoreto se ha propuesto como fecha de composición del salmo la inmediata a la liberación de Jerusalén del ataque del ejército de Senaquerib en 701 a.C. Esta portentosa derrota del ejército asirio dejó eco en la literatura y tradición popular bíblica, y bien pudo dar lugar a composiciones salmódicas como la presente. Por otra parte, las concomitancias literarias que el salmo tiene con los escritos isaianos de esta época avalan esta suposición. No hay indicios seguros de alusiones escatológicas, como pretenden algunos autores, que suponen que el salmo es del siglo II antes de Cristo.


Evangelio

Lc 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús comenzó a recorrer ciudades y poblados predicando la buena nueva del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que habían sido libradas de espíritus malignos y curadas de varias enfermedades. Entre ellas iban María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, el administrador de Herodes; Susana y otras muchas, que los ayudaban con sus propios bienes.


Este pasaje es propio de Lc. En él se da una pincelada general sobre la obra misionera de Cristo. Son como un “entrefilete” con el que Lc intenta producir en el lector un fuerte impacto con una alusión estratégicamente situada.

Es importante el dato que aquí se refiere: que el Colegio apostólico vivía, en ocasiones, de los “bienes” que les ofrecían diversas piadosas mujeres, al tiempo que los “acompañaban” en sus correrías apostólicas, sin duda para prestarles las atenciones materiales mientras ellos se ocupaban del apostolado. Según San Jerónimo, era ésta una costumbre antigua, y nada mal vista, el que prestasen a sus preceptores comida y vestido. Esta costumbre está igualmente atestiguada por San Pablo (1Co 9:5). Fieles aparecerán también en el Calvario (Lc 23:49; par.).

Eran motivos de gratitud lo que las movía a ello: habían sido curadas por él de diversas “enfermedades” y de “espíritus malignos,” es decir, cierto tipo de endemoniados, según la concepción de entonces. De esas varias, da el nombre de tres: “María llamada Magdalena, de la cual habían salido siete demonios.” Magdalena probablemente deriva, no de la raíz hebrea gadal, grande, con lo que se indicaría la grandeza moral de esta mujer al servicio de Cristo, como pretendía Orígenes, sino que toma el nombre de su pueblo de origen: Magdala, hoy el-Medjdel (la torre), en Galilea, en la orilla occidental del Lago y cerca de Tiberíades. El que de ella hayan salido siete demonios no indica vida pecadora, sino sólo, conforme a las apreciaciones populares de entonces, o una posesión diabólica, o una o varias enfermedades. El número siete, número de plenitud, puede indicar sólo una variedad o gravedad en las mismas.

Otra de las mujeres citadas es Juana, mujer de Jusa, administrador (επίτροπος ) de Herodes Antipas (Lc 24:10). Pero con este título de epítropos también se da en Josefo el equivalente a un alto privado o ministro.

De la tercera sólo se da el nombre, Susana (lirio). Pero les servían también con sus bienes y servicios “otras varias.” No quiere decirse que siempre y todos formasen un grupo regular; las circunstancias condicionarían el grupo.

Puede verse en esta escena el trato delicado de Lc con las mujeres, despreciadas en la antigüedad. Hasta “ministran” en algún sentido al Evangelio (1Co 9:5). En los Hechos de los Apóstoles las presentará también en estos secundarios “ministerios.”



© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W