• ADMIN

Oración del día 10 de abril, 2019

Mi Señor y mi Dios, qué duro tenemos el corazón. Tú estás viviendo en tu interior los últimos días antes de tu Pasión y muerte, y nosotros seguimos con nuestros trabajos y ocupaciones, despreocupados de lo que pase contigo y ocupados en nosotros mismos.

Quizás sea la repetición y la monotonía de siempre las mismas cosas, o la falta de sorpresa, pues ya sabemos el final de la historia.

Me imagino la soledad que Tú sentirías en esos momentos y, quizás, el fracaso de ver que los judíos ni te habían recibido ni querían escucharte más. Tú sabías que estaban planeando tu muerte y Tú los seguías amando y seguías intentando salvarlos.

¿Pero cómo voy a decir nada de los judíos, si durante mucho tiempo estuve haciendo lo mismo que ellos?

Y hay tantos, mi Dios, esperando conocer tu amor para empezar a vivir. Fuera de TI, nada tiene sentido. Nos vamos convirtiendo en robots, haciendo siempre las mismas cosas, sin saber por qué las hacemos.

Utilízame a tu voluntad, para dar a conocer la belleza de tu amor, ayúdame a proclamar tu perdón y tu misericordia a esta humanidad que no sabe la nueva oportunidad que les ofreces.

Madre, me acojo a tu amparo, para que me lleves ante tu Hijo. Tú que eres la intercesora de todas las gracias, bendice a mis hermanos y llévalos también la Reino eterno de tu Hijo.



14 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W