• ADMIN

Oración del día 12 de agosto, 2019

Buenos días, mi amado Señor, gracias por esta nueva oportunidad de empezar el día sintiéndote tan cercano y siempre amándome más de lo que merezco.

Todo lo que soy es fruto de tu trabajo conmigo, al que me resisto muchas veces por mi pereza y cabezonería, por ese carácter tan volátil que tengo. Perdóname, Señor, con toda humildad te lo pido. Sé que te lo he dicho muchas veces, pero intentaré mejorar mis fallos y los puntos flacos donde el enemigo me ataca con más frecuencia.

Gracias, Señor, por tu inspiración en el entendimiento de tu Palabra. Siempre recurro a Ti, para que pongas tus palabras en mi boca, y el Espíritu Santo nunca falla en darme la comprensión de los textos. ¡Qué tonto soy! A veces creo, cuando sale medio bien, que es fruto de mi talento. Todo es gracia y todos los merecimientos y la gloria son tuyos.

Madre, sencilla y humilde, enséñame a ser como tú. Con unas palabras tan simples cambiaste toda la historia de la humanidad: “Hágase en mí según tu Palabra”. Y todo un Dios se puso en movimiento para derramar en el mundo la mayor bendición que la humanidad ha conocido: Tu Hijo, nuestro Salvador, Jesucristo, bendito sea por todas las generaciones. Madre, bendita entre todas las mujeres, ayúdame a ser sencillo como tú, a correr ante las necesidades de los demás. Quisiera poder decir con la honestidad de tu corazón limpio: “Hágase en mí según tu voluntad”. Por favor, Madre, ayúdame a ser un buen sacerdote.



11 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W