• ADMIN

Oración del día 18 de mayo, 2019

Mi Dios y Señor, gracias por este nuevo día en el que tu amor envuelve mi vida y todo lo que rodea. Todo existe porque así lo quieres y lo ama, desde el humilde gorrión que picotea ávido la pitanza del día, hasta la existencia de tantos hijos tuyos que te reciben diariamente en lo más íntimo de su corazón.

Gracias, mi Dios, por ese regalo inmenso de la Eucaristía. ¿Cómo imaginarse que toda tu divinidad se encierra en este pobre cuerpo pecador? Por unos momentos quieres compartir conmigo mi miseria y la elevas a divina con tu sola presencia.

¡Ah, si supiera aprovechar tu regalo! ¡Si supiera recoger mi alma en profunda adoración al Dios que vive en mí! Tantas dificultades de mi ser desaparecerían por tu eficaz presencia y lograría caminar contigo, estar donde Tú estás, ir a dónde Tú vas.

Madre, cuánta dicha sentirías al tener a Jesús en tu seno y cuánta dicha sentirías al tenerlo otra vez tras la resurrección. Enséñame, Madre, a recibir al Señor con la disposición de darle gloria, que no me preocupe nada, sino darle gloria y alabarlo desde lo más profundo de mi ser.

Mi Dios y mi Señor, me postro ante Ti. Tú eres el Señor de mi vida y yo solo tu esclavo. Que mi vida solo sea una canción a tu divina majestad.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W