• ADMIN

Oración del día 20 de mayo, 2019

Mi Dios, un día más en mi cuenta y un día menos en mi vida, pasa el tiempo con una velocidad de Fórmula I y cada vez noto más esa cuesta arriba que siempre es la santidad. Ayúdame, Señor, no a llevar la cruz, que eso me toca mí, pero dame las fuerzas que necesito para cargar con ella. Si no fuera por Ti, tiraba la toalla en la primera esquina.

Perdóname, Señor, ayer han vuelto a aplaudir y aunque los he parado, dentro de mí me ha gustado. Y eso significa que la cresta intenta salir otra vez. No lo permitas, Señor. Pon en sus corazones que sólo soy el burro que te carga, que eres Tú el Señor, y que sólo a Ti se debe aplaudir.

Tú lo sabes, Señor mío, adoro la inocencia de los niños, que ya vienen buscando la bendición. Tú eres quien los bendice utilizando mi mano. Protege esa inocencia, mi Señor, porque en los tiempos que corremos poco dura esa inocencia en este mundo.

Madre amantísima, me imagino tus ojos asombrados al ver crecer a tu Hijo y mi Señor. Por favor, Madre, no permitas que caiga en la rutina de tener al Señor en mis manos. Que siempre me asombre por el maravilloso milagro que ocurre en cada consagración del pan y del vino.

Señor, empieza otra semana llena de trabajos y obligaciones para mis hermanos, es difícil que este mundo les haga la vida más suave, por eso te pido que les des fuerzas y una voluntad fuerte para mantenerse fieles a Ti. Al menos, Señor, dales un hogar que sea un remanso de paz. Que se sientan motivados para jugar con sus niños y que los adolescentes les encuentren siempre abiertos para hablar con ellos.

Te amo, Dios mío, perdona que no sepa amar más y mejor. Te ofrezco todo lo que soy, aunque solo sea la inutilidad de mi vida.



25 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W