• ADMIN

Oración del día 21 de julio, 2019

Señor Jesús, cuánto daría por estar a tu lado cuando andabas por los caminos de esta tierra. Ser testigo de los prodigios que hacías y cómo desplegabas tu testimonio evangélico entre los hombres de buena voluntad.

Pero eso es soñar por soñar que no sirve de nada. Ahora nos toca a nosotros abanderar ese testimonio evangélico.

Lo dejo en tus manos, Dios mío, porque me siento sin fuerzas y decepcionado conmigo mismo.

Ayúdame, Dios mío, necesito tanto tu auxilio y tu amor, que no atino a mover un dedo sin tu presencia. Pero, al mismo tiempo, me siento incapaz de mover los corazones de mis hermano. Veo a la gente andando de aquí para allá. Cabizbajos sumidos en sus propios pensamientos, los más pendientes de su celular esperando ese mensaje que cambiará sus vidas, mensaje que nunca llega. Uno quisiera poder entrar en esos celulares para decirles que la esperanza se cumple en Ti, que la razón de la vida está en Ti, que sólo Tú puedes llenar el corazón humano.

Pero eres Tú quien puede hacerlo, por eso te ruego, Señor, que pases del Gran Desconocido de este mundo, al Más Amado de la tierra. Que sea tu Nombre glorificado en toda la tierra, Señor, porque eres un Dios bueno, compasivo y misericordioso. Dios de la belleza y la alegría. Dios de la verdad y el amor.

Te amo, Señor, te he entregado mi vida, porque no conozco mejores manos para entregarla. Tú eres mi hacedor y mi todo.



15 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W