• ADMIN

Oración del día 25 de abril, 2019

Buenos días, mi Dios y Señor. Gracias por este nuevo amanecer fruto de tu misericordia conmigo. Me siento abrumado por tantas muestras de tu amor que no merezco. Quisiera poder responder con el mismo amor que Tú me amas, pero eso es imposible. Así, Dios mío, sólo puedo darte gracias.

Son tantos los que se acercan a mí, Señor, pidiendo que interceda por ellos, que ya he perdido la cuenta. Desde la madre que se inca de rodillas por su hija rebelde, hasta la que te suplica por su hijo con una enfermedad terminal. Que se haga tu voluntad, Señor, en cada uno de ellos.

No sé, Señor, por qué tenemos esa manía de echarte la culpa por todo lo malo que nos pasa. Es injusto, Dios mío, pero es así. Jamás se nos ocurre la verdad de que somos culpables del mal en el mundo. Con el pecado original, que vamos repitiendo una y otra vez, rompimos la armonía con la que Tú creaste el universo. Nos echamos la naturaleza y nuestro propio cuerpo como enemigos de la raza humana. Nos llega un cáncer porque nuestro cuerpo se rebela y llega un terremoto porque la naturaleza se rebela. No porque Tú nos mandes el cáncer u ordenes el terremoto.

Perdónanos, Señor, por ser tan injustos contigo. Pero lo que sí puedes hacer es suspender la enfermedad y parar el volcán.

Yo te ruego, Señor, por todos mis hermanos, para que todo lo que les pase, sea para su bien. Danos siempre un corazón agradecido y una confianza sin límites en tu bondadosa misericordia.

Guarda en tu mano a todos mis hermanos que amo, bendícelos a todos y llévanos a la vida eterna.


20 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W