• ADMIN

Oración del día 25 de mayo, 2019

¿Qué puedo decirte, mi Señor? Cuando la Iglesia parece que va más desnortada que nunca, cuando cada día aparecen noticias que escandalizan sobre los jerarcas de la Iglesia y, al mismo tiempo, vemos que los templos se desiertan y los sacramentos y las vocaciones casi brillan por su ausencia.

Lo único que pienso es pedirte perdón, Señor, porque el primero que sufre ante tamaño descalabro eres Tú. Parece que en este siglo nos hemos empeñado en herirte más y más.

Lo dejo todo en tus manos, Señor. Tú sabes lo que más conviene. Sólo te ruego que uses mi vida como reparación de tanta ofensa y dolor. Y, si quedan monjitas de clausura, aunque sean viejitas y arrugadas, inspírales que oren por esta Iglesia llena de pecado y este mundo que parece regido por el mismo diablo.

Yo creo firmemente que vives y eres vida para nosotros. Creo firmemente que esto, como decía Sta. Teresa: “No es más que una mala noche en una mala posada”. Al final, Tú, mi Señor, triunfarás sobre el mal y ofrecerás al Padre una Iglesia pura, santa, sin mancha ni pecado. Que pueda ver siempre tu rostro, Señor, y junto a mí, a mis hermanos y amigos.

Madre, ten misericordia de todos nosotros, encamínanos, con tu ayuda, a la casa del Padre. Por favor, hazte presente entre nosotros y recuérdanos la necesidad de la oración y la penitencia. Aunque vayamos confundidos, no nos abandones, Madre, y cuídanos bajo tu amparo. Danos tu dulcísima bendición, agárranos de tus manos y llévanos al Cielo.



17 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W