• ADMIN

Oración del día 26 de junio, 2019

Dios mío, el Evangelio de hoy me llegado al corazón. Tú me has llamado a ser pastor en tu Iglesia y lo intento ser con todas mis fuerzas, pero siempre está dentro de mí la duda constante de preguntarme si mis palabras o actos han apartado a alguno a acercarse a Ti. No lo permitas, Dios mío, sácame de este mundo antes de escandalizar a alguno de tus hijos.

Soy tan débil, Dios mío, que a veces mi misma flojera me hace tropezar. Sólo tu fuerza y tu gracia hace que me mantenga en pie.

Perdóname, Dios mío, porque soy el más inútil de tus sacerdotes. Ten compasión de mí, suple Tú mis carencias, enmienda mis errores y derrama tu sabiduria sobre la comunidad que me tiene que aguantar. Dales paciencia a todos con mis fallos y errores,

Madre mía, por tus palabras en algunas apariciones, sé que tienes una especial predilección por los sacerdotes. Mira a este hijo tuyo, suple sus muchas carencias y ayúdale a ser ese icono de Cristo, para que la gente, al mirarlo a él, vean el rostro de tu Hijo.

A mis hermanos y hermanas, les ruego que me perdonen si les he aburrido, si mis palabras no les han llevado a Cristo, si mi comportamiento no ha sido el más ejemplarizante en un sacerdote. Por favor, oren por mí. Ustedes saben que les amo, aunque a veces sea un cascarrabias.

Dios mío, ya que les has dado un pastor tan mediocre, bendícelos con generosidad, que el día sea brillante para todos ellos. Ve Tú delante para guiarlos, detrás para protegerlos, a los lados para acompañarlos y posa tus manos sobre sus cabezas para bendecirlos.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W