• ADMIN

Oración del día 28 de junio, 2019

Dios mío, ¡qué bello te pones en el silencio de la noche! Te alabo y te doy gloria, te bendigo y te doy gracias porque sigues en tu trabajo de modelar al hombre a tu imagen y semejanza.

El tiempo pasa, una y otra vez, como los cangilones de una noria llenándose del agua de la vida. Señor, que no pasen vacíos los míos, que se llenen de Ti, para que dé todo el sentido a mi vivir.

Tú eres, Dios mío, quien da razón de mi vida. Sólo en Ti, Señor mío, puedo explicar la razón de mi paso por el mundo. Por eso, en esta fiesta de los Sagrados Corazones, consagro mi vida al Amor de los amores, a la Madre del Amor hermoso. Gracias, Señor, por el despliegue de tanta misericordia, por ese perdón incesante, que segundo tras segundo me reconcilia contigo. Gracias, Madre, por ese delicado cuidado, que me protege y motiva.

Padre, que, en tu infinito amor, nos regalaste lo más bello que puede haber en este mundo, tu amado Hijo. Gracias por amarnos tanto, gracias por rescatarnos de nosotros mismos y del mal. Que este día, la humanidad lo consagre a Ti, que levante las manos y los corazones a tu amor. No mires nuestros pecados y escuchar el clamor de la tierra que desea el encuentro contigo. Cuida a tus hijos, vagabundos en este valle de lágrimas, alivia sus dolores, protege sus caminos, bendice sus vidas, enciende el amor en ellos. Que este prodigioso mundo se postre en alabanza y honor a Ti. Que toda la vida dé gracias por tanta belleza como has creado para este mundo.



16 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W