• ADMIN

Oración del día 3 de julio, 2019

Mil gracias, Tomás, tu lógica y raciocinio, nos ayuda a todos nosotros que buscamos las razones para todo. Tu negativa a aceptar las afirmaciones del resto de los apóstoles nos impulsa a usa nuestra inteligencia tratando de entender lo que es un misterio. Gracias, Tomás, porque tu rendirte ante la evidencia de nuestro Señor, nos mueve a hincar las rodillas y proclamar que también para nosotros Cristo es “nuestro Dios y nuestro Señor”.

Gracias, Dios mío, por cada gramo de mi pobre fe. La plantaste al ponerme en una familia cristiana, que me bautizó en la primera ocasión que salí de casa. Cuando me tocaba cuidar de esa plantita que era mi fe, la verdad es que no lo hice, pero Tú no dejaste que muriera, avivabas los rescoldos y soplabas a ver si salían chispas. Ante mi abandono, Tú hiciste que siguiera viva.

Ahora, Dios mío, imploro de tu generosidad que aumentes mi fe, no ya para creer en ti, que lo creo sin duda alguna, si no para confiar en ti, para entregarme a ti.

Sana mi corazón de ese estúpido orgullo que me hace pensar que yo lo puedo lograr solo. Es algo que lo sé, pero haz que lo interiorice, que lo asuma de forma experiencial, contigo se puede todo, si ti nada se logra.

Tú ves, Señor, que voy de fracaso en fracaso hasta la derrota final, y encima creo que lo estoy haciendo bien. Como en la escuela primaria, voy a tener que copiar cien, mil veces: contigo se puede todo, si ti nada se logra.



13 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W