• ADMIN

Oración del día 30 de mayo, 2019

Quédate en el cielo, Señor, porque este mundo es cada vez más inhóspito para Ti. Quédate en el cielo, pero no cierres la puerta, porque Tú eres mi esperanza entera. Señor, que rompes nuestra soledad con tu presencia, anima nuestra fe, para que podamos llegar a la casa que nos has preparado junto al Padre.

Y, desde tu cielo, mira este mundo enloquecido en su soberbia, poniéndose el hombre como el dios de la nueva era. Perdónalos, Señor, nosotros no hemos sabido de ser testigos de tu resurrección.

Quizás, Dios mío, nos falte generosidad con tus dones. Estamos tan preocupados por nuestra comodidad, que no queremos arriesgar nada por el Evangelio. Recuérdanos que debemos cargar con la cruz, que el camino es duro y la puerta estrecha, que no ha habido santo viviendo entre algodones.

Madre, estoy seguro de que no tendrías tanto cacharros de cocina como tenemos nosotros. Total, para hacer un pan y un pez de Genesaret con unas pocas brasas era suficiente. Míranos a nosotros, Madre, y enséñanos a ser sencillos en el vivir y generosos en el compartir. Enséñanos a amar, a darnos sin poner condiciones y sin pedir retorno. Ahora, que tu Hijo nos dejó, ayúdanos a ser sus testigos en medio de este mundo idólatra y pecador.

Madre, bendícenos para que seamos dóciles discípulos de tu Hijo y que podamos extender su amor entre nuestros hermanos más necesitados. Ve con nosotros en nuestro caminar.



0 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W