• ADMIN

Oración del día 4 de mayo, 2019

Mi Señor resucitado, gracias por ese inmenso regalo de ti mismo en la Eucaristía. Tú eres nuestro alimento y fortaleza, don precioso de tu Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, que te das a comer para divinizar nuestro cuerpo por algunos segundos.

Hemos ido pasando, Señor, por tantos y tantos milagros Eucarísticos que Tú has ido haciendo a través de los siglos. Y aunque sé que no merezco nada, desearía tanto que hicieras uno en nuestra comunidad. No te lo pido, Señor, sólo lo deseo, porque soy consciente de que no hay nadie tan indigno como yo de recibir tal favor. ¡Haría tanto bien en nuestra comunidad!

Madre, yo no me atrevo, intercede tú por nuestra comunidad, para que la gente descubra lo que está recibiendo en cada comunión. Nada menos que a Dios en su cuerpo transubstanciado en un trozo de pan y en poco de vino.

Tú, que durante meses lo tuviste dentro de ti, ayúdanos, Madre, a recibirlo con todo el respeto y devoción que merece; que nunca nos acostumbremos a recibir a Dios en nuestra sangre; que jamás lo recibamos en pecado.

Madre, enséñanos a adorar a tu Hijo, a darle gloria. Haz que nuestro ser tiemble pasmado por el tremendo regalo que Cristo nos hace en la Eucaristía.



27 vistas2 comentarios

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W