• ADMIN

Oración del día 9 de agosto, 2019

No sé qué decirte, Señor.

Quisiera volcar mi corazón en tus manos,

Pero Tú lo sabes todo incluso antes de que salga de mi boca.

El caso es que no me salen las palabras,

Aunque mi cabeza bulle hasta el hervor.

Haz Tú la oración por mí, Señor,

Pon las palabras en mis dedos

Y escribe las pocas líneas que pergeñen

La oración que espera mi gente.

Ando seco, Señor, quizá sea el cansancio

O la pereza que me invade de tanto en cuando.

Señor, quisiera darte gracias, alabarte, cantar las maravillas de tu amor,

Pero parece que el diccionario se ha quedado sin palabras

Y no me quiere prestar ninguna para cantarte.

A pesar de todo, puedo decir que te amo, te amo más que a mi vida, te amo por lo que eres, no por todo lo que me das; te amo, Dios mío, desde la pequeñez de mi vida y mi historia. Y todo lo centro en encontrarme un día cara a cara contigo, mi sumo Bien, mi esperanza plena, mi dicha sin recortes, mi Dios y mi Señor.

El único miedo que tengo es que Tú te fueras sin llevarme contigo o que yo me perdiera en el mundo sin llevarte conmigo. Eres mi vida, la razón de mi ser: todo lo que hay en mí, mi historia, mi presente y mi futuro, es tuyo, te lo debo a Ti y cuanto más cerca ando de Ti, más dependo de Ti. Eres como una droga que se mete en mi alma y me pide más y más y más de Ti.

Mi Dios, siento hambre de Ti, te busco porque te necesito, te necesito porque eres mi todo y eres mi todo porque eres mi Padre y mi creador. Padre, que hermosa realidad llamarte Padre, gracias a mi Salvador, Cristo, en el derramamiento del Espíritu Santo, todo honor, toda gloria y toda adoración sean para Ti, mi Dios y mi Señor.



16 vistas1 comentario

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W