• ADMIN

¿Tengo que ver la Misa por la tele?

Ante esta situación del Covid19, los obispos de los países afectados gravemente, han dispensado a los fieles del precepto dominical. Ahora veremos lo que eso significa. Explicaremos la situación objetiva y lo que se deriva de esta situación, intentando no mezclar mi personal opinión.

La generalidad de los obispos de España han suspendido con carácter general el precepto dominical. De esta manera, no es de obligado cumplimiento asistir a la Santa Misa los domingos hasta que se restablezca la norma.

Me voy a basar en los siguientes dos puntos del Catecismo:

2180: El mandamiento de la Iglesia determina y precisa la ley del Señor: “El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la misa” (CIC can. 1247). “Cumple el precepto de participar en la misa quien asiste a ella, dondequiera que se celebre en un rito católico, tanto el día de la fiesta como el día anterior por la tarde” (CIC can. 1248, 1).

2183. “Cuando falta el ministro sagrado u otra causa grave hace imposible la participación en la celebración eucarística, se recomienda vivamente que los fieles participen en la liturgia de la palabra, si ésta se celebra en la iglesia parroquial o en otro lugar sagrado conforme a lo prescrito por el obispo diocesano, o permanezcan en oración durante un tiempo conveniente, solos o en familia, o, si es oportuno, en grupos de familias” (CIC can. 1248, 2).

Por tanto, podemos decir con propiedad que NO es necesario ver la Santa Misa en la televisión o por cualquier otro medio ni siquiera el domingo. Por otro lado es altamente recomendable tener algún rato de oración que nos recuerde aunque jamás lo supla.

Esto es así puesto que existe la dispensa del precepto dominical, y éste solamente se cumple con la asistencia y participación en la Eucaristía dominical en la Parroquia o comunidad correspondiente. Por ejemplo, las personas mayores o que por enfermedad o cualquier otra causa grave no pueden asistir, están también exoneradas del precepto dominical. Ni lo cumplen viendo la Misa por la televisión ni lo incumplen por no asistir a ella.

Debe quedar claro, por tanto, que NADA suple su cumplimiento. Es decir, no hay nada que compense el precepto dominical. Por ello, cuando decimos que se dispensa del precepto, es que no incumplimos con el deber de asistir a Misa los domingos, pero tampoco se nos puede obligar (sí recomendar) nada concreto que lo supla, puesto que la Misa es insustituible.

Personalmente diría que este tiempo es un tiempo de gracia, donde cada uno debe entrar en la presencia del Señor y responder personalmente (o como familia) al llamado a intensificar la oración, la sed de Eucaristía, la lectura de la Palabra de Dios, la formación en la fe, etc. Pero en ningún caso diría que sea obligatorio ver la Misa por la televisión o por internet.

Conclusión: que nadie se sienta obligado a ver la Misa por televisión para quedarse tranquilo. Nada suple sino que estamos dispensados. Que cada uno personalmente o como familia busque la manera de dar gloria a Dios como crea mejor, buscando la gloria de Dios. Lo único que recomendaría personalmente es en que el domingo se tenga un rato de especial oración, no para sustituir la Misa, pero sí para recordarnos la importancia de este día como día del Señor. Y esto solamente como viva recomendación. Y los demás días aprovechar que tenemos más tiempo para rezar más y mejor.

¿Quién no querría responder a Dios ante tanto amor recibido? ¿Qué he hecho, qué hago y qué voy a hacer por Cristo?

P. Pablo Pich-Aguilera



1 vista

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
  • Instagram B&W